Search
  • José E.

Cerrando Enero 2019

Updated: Feb 14, 2019


¿Qué tal?


He estado un poco enredado en la oficina y me di cuenta de que ya se nos fue el primer mes del año y no había tenido chance de contarles como me fue. Un mes llenísimo de experiencias enriquecedoras, momentos de cansancio y un mundo de nuevas sensaciones. Durante el primer mes del 2019 acumulé 18 días durante los cuales dejé de usar mi carro para ir a la oficina. Si bien es cierto Enero tuvo mas días laborales, algunos fueron de trabajo desde la casa, por lo que son 18 los "oficiales". Encima de los días en los que me moví en bicicleta hacia la oficina, hubo días en los cuales también la usé para ir al gimnasio o para andar de manera recreativa en lugares increíbles. Adicionalmente, hubo días en los cuales combiné el ciclismo con atletismo y natación. He de admitir que este primer mes definitivamente fue un increíble comienzo para el 2019, y me deja con buenas sensaciones para todo los retos que vienen.


Antes de entrar en detalle de las experiencias interesantes y retos de este primer mes, les dejo un pequeño resumen de los 18 días en los cuales fui a la oficina en bicicleta, acumulando un total de 504.42 kilómetros y casi 25 horas.

¡Poco a poco mejorando tiempos!

De la mano con estos 504 kilómetros, hubo días de ciclismo recreativo, atletismo e inclusive natación (alguien que me preste unos pulmones).

En total, estos fueron los números del mes:

Ciclismo - 630.07 kilómetros

Atletismo - 19.77 kilómetros

Natación - mejor no hablemos de eso, evidentemente no es lo mío :)


Posiblemente el mes mas activo de mi vida por lo que definitivamente trajo consigo una serie de cambios en la rutina diaria. Dentro de ellos, evidentemente el tema de la alimentación fue fundamental. No solo por el simple hecho de que ahora tengo hambre 24/7, si no que se ha vuelto vital alimentarme de la forma adecuada en los tiempos adecuados para evitar arrastrar fatiga acumulada que impacte negativamente como me siento durante el día. De la mano con la nutrición, la hidratación también se ha vuelto clave. El cuerpo ha resentido la carga adicional, por lo que el cambio en la rutina me ha obligado a estar más consciente de cómo recargo mi cuerpo para poder afrontar el día a día sobre la bicicleta. Me parece sumamente curioso el ligamen entre un método de transporte alternativo con una mejora en el estilo de vida, debido a que es necesario balancear ambos para que sea una práctica sostenible a lo largo del tiempo.


Dentro de todo lo que sucedió a lo largo del mes y pensando en como hacer para resumir todo lo que quisiera contarles, me di cuenta de que no vale la pena enfocarme en los sustos que quizás me llevé o en todas las áreas de mejora que tiene nuestra infraestructura vial, si no que sería mejor hacer énfasis en lo positivo y en lo que ojalá le abra los ojos a otras personas para que vivan sus vidas de una manera más sostenible con nuestro entorno. Durante el mes vi de todo, personas desplazándose en bicicletas de un lugar a otro, presas, conductores que no deberían de andar manejando por el bien de las demás personas, entre otros. Sin lugar a duda las carreteras en nuestro país son una aventura, por lo que entiendo la barrera de entrada que muchas personas enfrentan a la hora de pensar en montarse en sus bicicletas. Si dejara de lado la cleteada como tal y todas las experiencias que viví durante este primer mes, me gustaría hacer una reflexión acerca de puntos que creo que nos ayudarían como sociedad a adoptar métodos de transportes alternativos. Me parece importante traerlos a la mesa, ya que si bien es cierto es importante compartir lo que me sucedió y compartir esas experiencias como consejos, creo que debemos de trabajar en la mentalidad primero de forma tal que pasar de la idea a la acción pueda ser mejor para todos nosotros.


Leyendo una revista durante el fin de semana, me encontré un artículo que hacía un análisis de las 50 ciudades en los Estados Unidos con las condiciones más favorables para empezar un negocio. Dentro de todo el análisis, se enfocaron en tres pilares fundamentales: crecimiento, oportunidad e innovación. Tropicalizando (veme la palabra de Domingo) estos pilares basados en un estilo de vida sobre dos ruedas, me di cuenta de que los siguientes tres serían los que yo creo que necesitamos potenciar culturalmente con urgencia para dejar de lado la grave dependencia por los vehículos:


Colaboración

Me gustó la colaboración por el simple hecho de que pienso que culturalmente tendemos a ser un poco egoístas en nuestras formas de vivir. Durante el mes recibí varios comentarios de "¿está loco?" o "¿cómo hace para no usar el carro?" - un claro reflejo de como estamos cerrado de primera entrada a ayudar en la adopción de un cambio. Este egoísmo termina siendo una barrera de entrada para probar métodos alternativos de hacer las cosas, por lo que muchísimas ideas nunca se convierten en una acción. Soy fiel creyente de que si nos abriéramos a intentar nuevas cosas sabiendo que hay otras personas dispuestas a ayudarnos o motivarnos, poco a poco podríamos adoptar mejores estilos de vida, y estilos de vida que nos beneficien a nosotros como personas pero que también beneficien al entorno en el cual nos desenvolvemos.


Innovación

Partiendo de un aumento de colaboración entre las personas y una disposición para hacer ayudar a aquellas personas con las que nos relacionamos diariamente, me parece que tendríamos la capacidad de crear espacios colaborativos en donde se desarrollarían ideas para el beneficio de todos. Hoy en día sobran excusas y barreras de entrada que impiden que las personas consideren usar una bicicleta para ir a trabajar o hacer un mandado, por lo que si lográramos expandir esta huella, me queda clarísimo de que se juntarían grandes ideas que llevarían a que más personas dejaran de usar tanto sus carros. Además, que chiva es cuando entablamos una conversación y empiezan a fluir ideas entre personas que ya han intentado algo, o que quizás tienen un enfoque diferente que nos ayude a aterrizar cualquiera de nuestros pensamientos.


Crecimiento

Por último, estando conscientes de un ambiente colaborativo en donde grandes ideas mejoran el panorama para todos aquellos que queremos luchar por un cambio, lo único que nos queda es afrontar el cambio y crecer. Creo que muchas veces nos hemos quejado por alguna situación y hemos deseado un cambio, pero realmente no hemos hecho un esfuerzo por trabajar en ese cambio nosotros mismo. Está en nosotros luchar por los cambios que queremos, así que creo que si fuéramos más colaborativos y aportáramos a generar ideas, lograríamos impulsar un cambio y un crecimiento que nos beneficiaría a todos. A nivel personal, lo que más me motiva de este proyecto es que esta tendencia apenas está comenzando. Como país solo nos queda crecer en términos de métodos de transporte alternativo, así que conforme exista más colaboración y se planteen ideas nuevas, todos nos veremos beneficiados.


En general, Enero ha sido uno de los meses más positivos de mi vida. Luchar por algo en lo que creo me ha permitido inspirarme para hacer más cosas, me ha hecho replantearme un montón de cosas que daba por sentado y espero que ojalá haya logrado motivar aunque sea un poquito a otras personas. Todos tenemos grandes ideas y todos queremos aportarle un granito de arena al entorno, por lo que creo que lo más poderoso que podemos hacer es ponerlos las pilas y luchar por el cambio que queremos ver.


¡A cletear!

José

93 views

©2019 Costa Cletas